Sabado, 29 de Enero de 2022  
 
 

 
 
 
Opinión

Vivienda Digna v/s Casa Propia

Por Nelly Azócar González, Geógrafa Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.
  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  PGU: El primer paso
  Largas filas para conseguir una hora en Centro Médico Aconcagua
  Marzo y un bono en el horizonte
  Iniciativa de norma Agrupación Ecológica de Campos de Ahumada por el Agua en comunidades agrícolas, campesinas y arrieras
  La necesidad de evaluar las instituciones públicas educacionales
  Por más Doctoras que rompan la brecha de género
 
 

Tenía nueve años cuando pensaba en que cuando sea grande iba a trabajar, comprarme un auto y tener mi casa propia, con árboles, de dos pisos y grandes ventanas.

Esa casa, ese sueño, con el paso del tiempo se fue dificultando, difuminando y problematizando. ¿Qué es un hogar? ¿Quiénes lo componen? ¿Qué es lo propio? ¿Cómo es realmente una casa? ¿Cuánto debe medir una casa para ser feliz? ¿El sueño de la casa propia es el miedo a perder lo único en que nos podemos sentir acogidos?

Cada vez que escucho la frase “la casa propia” no puedo dejar de pensar en cómo a momentos prevalece más la idea de la propiedad privada a la del buen vivir. Cómo creemos que la idea de tener algo “propio” bajo condiciones de hacinamiento es más alto que la de vivir dignamente, pero también comprendo que eso es lo que se nos muestra, lo que vende, y lo que también se mantiene.

La idea de la vivienda digna debería estar más vinculada con la idea de la disminución de hacinamiento, que con la idea de la propiedad. La vivienda digna debería ser garantizada más allá de la modalidad en la cual se adquiera (compra, arriendo, allegamiento, cedida), y aún más, la vivienda digna no debería estar asociada bajo ninguna mediada a la situación socioeconómica de la población, aunque sabemos que la realidad es otra.

Según estadísticas de nuestro país, casi el 20% de la población en nuestro país durante el año 2020 vive bajo allegamiento interno (Ministerio de Desarrollo Social y Familia), y bajo este número la pregunta que debemos hacernos es ¿Qué es lo que necesitamos? ¿Más casas? (que no sabemos si pueden pagar las personas o la manera de adquirirlas) ¿Nuevas formas y mecanismos de habitabilidad colectiva o de co-residencia? Probablemente, o ¿Qué es vivir dignamente y desde ahí buscar y generar nuevas formas de habitabilidad? Creo que ese es el camino.

La vivienda digna no debe confundirse con la casa propia, pero debemos fortalecer los mecanismos que nos ayuden a encontrar esa dignidad o justicia habitacional, sin miedo a perder aquel lugar. La vivienda digna debe tener espacio para el descanso, el esparcimiento, la seguridad, la intimidad y la cohesión de las personas.

La vivienda digna deben ser más de 46 metros cuadrados legalmente propios a menos de 950 UF. La vivienda digna debe tener la capacidad de enaltecer el respeto y la calidad de vida de las personas que la habitan y no empeorar su condición personal, social, relacional y económica. La vivienda digna debe buscar como fin la construcción de un hogar (independiente de quienes lo compongan) y no la generación de una transacción.

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

PGU: El primer paso

Largas filas para conseguir una hora en Centro Médico Aconcagua

 
 
 
¿La ciudad de Los Andes debe tener un circuito de ciclovías?
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2022 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto